lunes, 13 de agosto de 2012

Púrpura



                                               Blancos caballos
                                               guían mis pasos
                                               extrañas figuras
                                               esperan al otro lado
                                               destino confuso
                                               sirenas doradas
                                               ríos de púrpura.

                                               Cabezas reventadas
                                                agarra mi mano
                                                yo cojo la suya
                                                valentía olvidada
                                                supervivencia asegurada.

                                                Fantasmas sin rostro
                                                puertas desconocidas
                                                en el vértigo y el asco
                                                en el miedo y el horror
                                                pues la muerte acecha
                                                en el rojo de la confusión
                                                puertas abiertas
                                                que parecen la salvación.

                                                Gran equivocación
                                                abrimos la entrada
                                                del vicio y la perversión
                                                ya no olemos a hierro
                                                a nuestro alrededor
                                                pero si locura y tentación.

                                                No es mi mundo, no es mi sueño
                                                no es la idea creada
                                                es la pesadilla realizada
                                                es la sentencia de muerte
                                                del sueño intelectual soñado.

                                                Abandono mi cuerpo
                                                sin olvidarme de tu figura
                                                huyó, escapo, me alejo
                                                sin olvidar que de mi mano
                                                tu esencia nunca dejaré escapar
                                                aunque Baco me dé su dulce sabor
                                                aunque afrodita me abra su flor
                                                aunque el fauno toque tu calor
                                                nunca olvidaré
                                                quien es mi musa y mi confusión.

martes, 22 de mayo de 2012

Recuerdos



Sentado frente a la televisión comencé a ver los tres mosqueteros, de repente una gran luz invadió mi mente, una bomba escondida en lo profundo de mi caverna estalló y una gran cantidad de luces me trasladaron a mi infancia. Aquella tienda de disfraces donde mi madre me compraba aquel traje de mosquetero para salir en la fiesta que se iba a celebrar en el colegio en dos días. Lo recordaba como si hubiera sido ayer. Yo con mi traje rojo y mi sombrero de ala ancha, todo orgulloso y ella a allí de pie mirando con ternura y pensando de como su hijo se iba haciendo mayor. No sé si fueron los recuerdos pero por un instante sentí su olor a mi lado y su aliento mientras me daba un beso en la mejilla y me decía que guapo estaba. Estas imágenes invadieron mi mente y pensé por un momento que comenzaría a llorar, pero no fue así, pues por un instante aquellas luces la habían trasladado a mi lado y me hicieron sentirme el hombre más feliz del mundo. No quería que aquellos destellos que me habían hecho viajar aun pasado ya olvidado se difuminaran en mi mente, quería que continuaran allí en todo momento, no quería perder aquella sensación, aquel calor en mi cara que me hacia sentir que estaba junto a mí, pero como siempre suceden estas cosas son efímeras y desaparecen, igual que los colores de mi mente, pues en esta vida nada es eterno ni los sentimientos ni el calor de las personas que tienes a tu lado. Antes que todo se difuminara quise alargar mi mano y conservarlas, pero igual que vinieron se fueron. Abrí los ojos y allí estaban los tres mosqueteros, gritando su consigna, mientras al fondo en segundo plano me pareció distinguir la figura de un pequeño personaje con su madre cogiéndole de la mano y diciéndole al odio: “ Cariño siempre estaré a tu lado”.

lunes, 30 de abril de 2012

El amo



                                       

Estaba terminado mi jornada laboral, cuando oí unos pasos que se acercaban. No me hizo falta girarme para reconocer a la persona que sigilosamente se aproximaba. Me gire lentamente y puse la mejor cara de agobio y cansancio que me salio del alma. Delante mío con porte de aquel que se cree que está por encima de uno, se encontraba mi jefe. Se aproximó y en un tono de voz imperativa me dijo:

-Lo siento, pero hoy te tocará hacer horas extras.

No podía creerlo me había pasado todo el día delante de aquel ordenador, sacando balances y cuentas sin poder ir al servicio a hacer una meada, tenía que revelarme y poner las cosas claras no quería que aquel personaje con aires de superioridad, se saliera con la suya.

-Solo le voy a decir una cosa.

Me tire hacia atrás en mi silla, y clavé mi mirada en sus ojos para poder empequeñecerlo lo máximo posible aunque sabía que era improbable.

-En esta vida uno trabaja para vivir y no vive para trabajar.

Y dicho esto y viendo que había cumplido mi jornada me levanté de la silla y lentamente abandone la oficina mientras sentía como unos ojos inyectados en odio se clavaban en mi espalda.

Pasaron los años desde que aquella pequeña batalla fue ganada por un humilde oficinista, ante el gran jefe blanco de la oficina.
Como si los astros se hubieran alineado en una extraña combinación se dio la misma circunstancia que años atrás había sucedido.
Mi jornada estaba a punto de terminar cuando mi jefe se acercó y con una gran sonrisa en la cara, como aquel que se cree vencedor antes de empezar el combate me dijo:

-Te toca quedarte hacer horas extras, ¿Tienes algo que añadir?

Estaba vencido, solo pude decir:

-Hubo un día que le dije que yo trabajaba para vivir, pero hoy en día uno trabaja para sobrevivir.

Note en su mirada el odio almacenado durante años, pero en el fondo vi una chispa, estaba claro que aquello no había sido todo.

-Que equivocado estas, ya solo no trabajas para sobrevivir ahora vives para trabajar, por cierto a partir de mañana tu sueldo se reducirá un 20 por ciento, cosa de la crisis ¿algún problema?

Mi odio crecía en mi interior, tenía ganas de mandarlo todo a la mierda, pero sabía que no era posible la situación económica del país no permitía dejar un trabajo aunque fuera una absoluta basura.
Así que mirándole a los ojos y humillándome como un gusano, respondí:

-Si, mi amo.

Y dándome la vuelta continué escribiendo en mi ordenador sabiendo que aquella mesa era mi condena, por vivir en una sociedad como aquella.


lunes, 5 de marzo de 2012

Conjuntos en una sola voz.


Conjunto A

Imágenes capturadas
en pantallas de cristal
adoquines clavados
en suelo irreal
palabras perdidas
en el limbo virtual
que camina entre mujeres
que su sexo te quieren dar.
Luces que saltan
con un solo amar
caminos sin salida
que la belleza quiere mostrar.
Entramado de ideas
entre luces y sombras de la marginalidad.

Conjunto B

Venta de ilusión
sexo sin control
comienza la canción
de gemidos sin dolor.
Preparó la acción
ojos desorbitados
manos en situación.
Oídos perdidos
entre amantes sin amor.
Mares balancean
cuerpo sin sudor
mi cuerpo se estremece
mi  extremidad aumenta
el blanco me apodera
el blanco lo envuelve todo.
Nervioso y jadeante
cierro la excitación
olvido lo visto,
abandonando el arte solitario
de amarse uno mismo
ante la ventana fría
de la triste soledad.

Conjunto C

Mundos y ventanas
se abren a mí alrededor
amigos oscuros
se cierne a mí alrededor.
Mentiras y verdades
se unen en un solo clamor,
busco el pasado
pero él huye de mí
alzo la voz entre escombros sin ilusión,
nadie mira mi vida
mientras yo observo la de los demás
buscando que alguien con cordura
ponga el grito entre tanto caos.
Mientras tanto la sombra
se cierne como ave de rapiña
sobre mi razón
pensando que algún día
Alguien oirá mi voz.

jueves, 12 de enero de 2012

Camino II



Vuelo entre nubes, nado entre basura
camino entre bandejas de plata
tumbado en el sofá de la pereza,
levanto mi cuerpo cansado
levanto mi alma perdida
camino hacia la lluvia
dejando que caiga.

Me pongo la falsa apariencia
moldeó mi pelo canoso,
me pongo la ropa pesada
donde mi alma camina sola,
me desplazo como fantasma
hacia la serpiente azulada
me monto en sus escamas.

Veo las luces pasar
mujeres que se venden
se encuentran en mi retina
cuando su cuerpo muestran como mercancía.

Son diosas caídas
son la muestra de la realidad
mientras pienso, el humo entra en mi cuerpo
y dejo que salga sabiendo que una parte de mi ser se va con el
la serpiente llegó a su destino.

Luces amarillentas me envuelven
es mi lugar, es luz sin color
donde dejo aquí parte de mi ser
donde muero un poco cada día
esperando que el tiempo pase y la muerte me recoja.

Esta es mi vida y cada día se repite
entre luces rojas y grises
espero que mi querida serpiente no aparezca
para que mi cuerpo no se mueva
y no ver las luces que me esconden en la oscuridad.