jueves, 30 de julio de 2015

Huecos


Locura olvidada
transgresión de los sentidos
ocultos en la oscuridad.

Caminantes sin rumbo
que se hunden sin remedio
en los lodazales oscuros
de la mediocridad.

Palabras que caminan
perdidas por el aire
entrando en un mundo hueco
sin sentido y profundidad.

Las fuerzas me abandonan
mis sentidos se convierten
en amasijos de frustraciones
de abandonos ,de locura.

Huecos sin rellenar
huecos que nunca se remplazaran
muñeco hueco y sucio
dejado en un rincón
para nunca ser completado
pues el hueco es el vació.

Isaac Asimov : Fundación y robotica ( I )


Hablar de Issac Asimov, es hablar de ciencia ficción. Es introducirte en un universo creado desde una base, como un big bang que aparece de la nada y se va expandiendo a través de su obra. El tema central de su obra son los robots y allí donde miremos, siempre veremos a estos seres que se rigen por las tres leyes de la robótica :

1. Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño.

2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la primera Ley

3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o la segunda Ley.

En ese universo, las leyes son formulaciones matemáticas impresas en los senderos positrónicos del cerebro de los robots. Estas leyes aparecieron por primera vez en el relato Runaround de 1942.

La publicación de este universo, no es cronológico en sus obras, cada una de ellas esta escrita en diferentes años, pero en su conjunto nos crean un mundo de ciencia ficción, que a mi personalmente me tiene enganchado desde joven.

Este universo lo podemos dividir en tres ciclos:

Ciclo de la tierra  ( La serie de los Robots )


Yo, robot ( 1950 )



Colección de nueve relatos cortos sobre robots.

Las Bóvedas de acero ( 1954 )



Primera novela de robots humanoides.

El sol desnudo ( 1957 )



Segunda novela de robots, con el mimo protagonista que la anterior ( Elijah Baley )

Los robots del amanecer ( 1983 )



Tercera novela de robots, donde Baley tendrá que resolver un enigmático bloqueo de un robot en Aurora, planeta líder de los mundos espaciales.

Robots e Imperio ( 1985 )



Cuarta entrega de robots. la tierra ha comenzado una nueva ola de colonización, pero los Espaciales no están dispuestos a renunciar a la conquista de la galaxia.


En siguientes artículos, hablaremos sobre los dos ciclos que faltan y un poco sobre la vida y obra de este autor que no solo se limita al universo robótico y su relación con la fundación


miércoles, 29 de julio de 2015

Sin Sentido


Observar, ver, bajar
palabras sin sentido
en los caminos sin luces
del largo recorrido
que pierde la oscuridad.

Redes infinitas
repartidoras de agrados
que descubren visiones ocultas
descargadas del mundo de nunca jamas.

Emoción, divagación, desquicio
Allí me encuentro perdido
en el camino de las palabras sin sentido.


Libros de Fotografía : Chema Madoz " Obras Maestras "



Más de 300 fotografías en gran formato, de uno de los artistas visuales más importantes de España.
Sus fotografías están complementadas por textos de otros fotógrafos, así como de una extensa biografía ilustrada. Sus fotografías tiene la capacidad de aislar y descontextualizar objetos cotidianos creando imágenes poéticas, que les da a estos objetos otra dimensión y significado.



domingo, 26 de julio de 2015

Viento



Dormido me encuentro
cayado me siento
fría y blanca
es la mesa donde reposo.

Siento tus manos
que acarician mi rostro
noto tu dulzura
cuando me rozas ligeramente.

A veces tu roce
es cálido y agradable
otras veces es frío y sombrío.

Con un ligero movimiento
mis pelos erizas
y mi piel estremeces.

Necesito tu contacto
aquel que no encuentro
en los cubos cerrados.

Quiero salir a buscarte
pues mi cara quiero que toques
cuando dormido me encuentre.

jueves, 23 de julio de 2015

Mosca

Vuelas a mi alrededor
pegándote a mi cuerpo,
posando tus patas en mi piel
lamiendo mi sudor.

¿ Es que algo me quieres decir?

Es que me estoy muriendo
y tu vuelo zumbido ahogado
es mi marcha fúnebre,
que me quiere recordar
que la carne es putrefacta
y mis pensamientos son puras
secreciones de olores nauseabundos
que atraen tu curiosidad.

O simplemente es el vuelo
de un insecto que perdió su rumbo
y da vueltas a mi alrededor
buscando la compañía
de un cuerpo cálido sin mas.

La verdad es que esto lo averiguare
cuando la muerte me llegue
y no estaré allí para verlo.

Los Hermanos Grimm : Caperucita roja


Había una vez una adorable niña que era querida por todo aquél que la conociera, pero sobre todo por su abuelita, y no quedaba nada que no le hubieran dado a la niña. Una vez le regaló una pequeña caperuza o gorrito de un color rojo, que le quedaba tan bien que ella nunca quería usar otra cosa, así que empezaron a llamar Caperucita Roja. Un día su madre le dijo:

-  Ven, Caperucita Roja, aquí tengo un pastel y una botella de vino, llévaselas en esta canasta a tu abuelita que esta enfermita y débil y esto le ayudará. Vete ahora temprano, antes de que caliente el día, y en el camino, camina tranquila y con cuidado, no te apartes de la ruta, no vayas a caerte y se quiebre la botella y no quede nada para la abuelita. Y cuando entres a su dormitorio no olvides decirle, " Buenos Días", ah , y no andes curioseando por todo el aposento.

- No te preocupes, haré todo bien- dijo Caperucita Roja, y tomó las cosas y se despidió cariñosamente.


La abuelita vivía en el bosque, como a un kilómetro de su casa. Y no había más entrado Caperucita roja en el bosque, siempre dentro del sendero, cuando se encontró con un lobo. Caperucita Roja no sabía que esa criatura pudiera hacer algún daño, y no tuvo ningún temor hacia el.

- Buenos días Caperucita Roja- dijo el lobo.

- Buenos días amable lobo.

- ¿ Adonde vas tan temprano, Caperucita Roja?

- A casa de mi abuelita

- ¿ Y que llevas en esa canasta ?

- Pastel y vino. Ayer fue día de horneo, así que mi pobre abuelita enferma va tener algo bueno para fortalecerse.

_ ¿ Y donde vive tu abuelita, Caperucita Roja ?

_ Como a medio kilómetro más adentro en el bosque. Su casa está bajo tres grandes robles, al lado de unos avellanos. Seguramente ya los habrás visto.- Contestó inocentemente Caperucita Roja.


El lobo se dijo en silencio a si mismo ; " ¡ Qué criatura tan tierna qué buen bocadito ! , y sera más sabrosa que ese vieja. Así que debo actuar con delicadeza para obtener a ambas fácilmente. ".
Entonces acompaño a Caperucita Roja un pequeño del camino y luego le dijo :

- Mira Caperucita Roja, que lindas flores se ven por allá, ¿ por que no vas y recoges algunas ?. Y yo creo también que no te has dado cuenta de lo dulce que cantan los pajaritos. Es que vas tan apurada en el camino como si fueras para la escuela, mientras que todo el bosque esta lleno de maravillas.

Caperucita Roja sus ojos, y cuando vio los rayos del sol danzando aquí y allá entre los árboles, y vio las bella flores y el canto de los pájaros, pensó : " Supongo que podría llevarle unas de estas flores frescas a mi abuelita y que le encantarán. Además, aún es muy temprano y no habrá problema si me atraso un poquito, siempre llegaré a buena hora ". Y así, ella se salió del camino y se fue a cortar flores. Y cuando cortaba una, veía otra más bonita, y otra y otra, si darse cuenta se fue adentrando en el bosque. Mientras tanto el lobo aprovechó el tiempo y corrió directo a la casa de la abuelita y tocó a la puerta.

- ¿ Quién es ?- pregunto la abuelita

- Caperucita Roja - contesto el lobo - Traigo pastel y vino. Ábreme por favor.

- Mueve la cerradura y abre tú - grito la abuelita - estoy muy débil y no me puedo levantar.

El lobo movió la cerradura, abrió la puerta, y sin decir una palabra más, se fue directo a la cama de la abuelita y de un bocado se la tragó. Y enseguida se puso su ropa de ella, se colocó un gorro, se metió en la cama y cerro las cortinas. 
Mientras tanto, Caperucita Roja se había quedado colectando flores, y cuando vio que tenía tantas que ya no podía llevar más, se acordó de su abuelita y se puso en camino hacia ella. Cuando llego se sorprendió al encontrar la puerta abierta, y al entrar a la casa, sintió tan extraño presentimiento que se dijo para si misma : " ¡ Oh Dios !  que incómoda me siento hoy, y otras veces que me ha gustado tanto estar con la Abuelita ".


Entonces gritó :

- ¡ Buenos días !- pero no hubo respuesta.

Así que fue al dormitorio y abrió las cortinas. Allí parecía estar la abuelita con su gorro cubriéndole toda la cara, y con una apariencia muy extraña.

- ¡ Oh, abuelita ! - dijo - Que orejas tan grandes que tienes -

- Es para oírte mejor, mi niña - fue la respuesta.

- Pero abuelita, qué brazos tan grandes que tienes.

- Para abrazarte mejor.

- Y qué boca tan grande que tienes.

- Para comerte mejor.

Y no había terminado de decir lo anterior, cuando de un salto salió de la cama y se tragó también a Caperucita Roja.

Entonces el lobo decidió hacer una siesta y se volvió a tirar en la cama, y una vez dormido empezó a roncar fuertemente. Un cazador que por casualidad pasaba en ese momento por allí, escucho los fuertes ronquidos y pensó, ¡ Cómo ronca esa viejecita ! Voy a ver si necesita alguna ayuda. entonces ingresó al dormitorio, y cuando se acercó a la cama vio al lobo tirado allí.

- ¡ Así que te encuentro aquí, viejo pecador !- dijo él - ¡ Hacia tiempo que te buscaba !

Y ya se disponía a disparar su arma contra él, cuando pensó que el lobo podría haber devorado a la viejita y que aún podría ser salvada, por lo que decidió no disparar. En su lugar tomó unas tijeras y empezó a cortar el vientre del lobo durmiente. En cuanto había hecho dos cortes, vio brillar una gorrita roja, entonces hizo dos cortes más y la pequeña Caperucita Roja salió rapidísimo gritando :

- ¡ Qué asustada que estuve, qué oscuro que esta ahí dentro del lobo !

Y enseguida salió la abuelita, vivita, pero casi no podía respirar. Rápidamente, Caperucita Roja trajo muchas piedras con las que llenaron el vientre del lobo.  Y  cuando el lobo despertó, quiso correr e irse lejos, pero las piedras estaban tan pesadas que no soporto el esfuerzo y cayó muerto.
Las tres personas se sintieron felices. El cazador le quitó la piel al lobo y se la llevó a su casa. La abuelita comió pastel y bebió el vino que le trajo Caperucita Roja y se reanimó. Pero Caperucita Roja solamente pensó : Mientras viva, nunca me retiraré del sendero para internarme en el bosque, cosa que mi madre me había ya prohibido hacer. "






martes, 21 de julio de 2015

domingo, 19 de julio de 2015

Nada


Escribo para la nada
aquella que envuelve
y oculta mis letras.

Escribo para la nada
que me devuelve
su eco silencioso y ahogado.

Escribo a la nada
para que me devuelva
mi grito escrito
en símbolos extraños.

Escribo para la nada
pues ella es la única
que me escucha
y no me devuelve nada.

Pablo Neruda

Pablo Neruda ( 1904-1973 )

20 Poemas de amor y una canción desesperada

La canción desesperada

Emerge tu recuerdo de la noche en que estoy.
El río anuda al mar su lamento obstinado.

Abandonado como los muelles en el alba.
Es la hora de partir, oh abandonado!

Sobre mi corazón llueven frías corolas.
Oh sentina de escombros, feroz cueva de náufragos!

En ti se acumularon las guerras y los vuelos.
De ti alzaron las alas los pájaros del canto.

Todo te lo tragaste, como la lejanía.
Como el mar, como el tiempo. Todo en ti fue naufragio!

Era la alegre hora del asalto y el beso.
La hora del estupor que ardía como un faro.

Ansiedad de piloto, furia de buzo ciego,
turbia embriaguez de amor, todo en ti fue naufragio!

En la infancia de niebla mi alma alada y herida.
Descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Te ceñiste al dolor, te agarraste al deseo.
te tumbo la tristeza, todo en ti fue naufragio!

Hice retroceder la muralla de sombra, 
anduve más allá del deseo y del acto.

Oh carne, carne mía, mujer que amé y perdí,
a ti en esta hora húmeda, evoco y hago canto.

Como un vaso albergaste la infinita ternura,
y el infinito olvido te trizó como a un vaso.

Era la negra, negra soledad de las islas,
y allí, mujer de amor, me acogieron tus brazos.

Era la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta.
Era el duelo y las ruinas, y tú fuiste el milagro.

Ah mujer, no se como pudiste contenerme
en la tierra de tu alma, y en la cruz de tus brazos!

Mi deseo de ti fue el más terrible y corto,
el más revuelto y ebrio, el más tirante y ávido.

Cementerio de besos, aún hay fuego en tus tumbas,
aún los racimos arden picoteados de pájaros

Oh la boca mordida, oh los besados miembros,
oh los hambrientos dientes, oh los cuerpos trenzados.

Oh la cópula loca de esperanza y esfuerzo
en que nos anudamos y nos desesperamos.

Y la ternura, leve como el agua y la harina.
Y la palabra apenas comenzaba en los labios.

Ese fue mi destino y en él viajó mi anhelo,
y en él cayó mi anhelo, todo en ti fue naufragio!

Oh, sentina de escombros, en ti todo caía,
qué dolor no exprimiste, qué olas no te ahogaron!

De tumbo en tumbo aún llamaste y cantaste.
De pie como un marino en la proa de un barco.

Aún floreciste en cantos, aún rompiste en corrientes.
Oh sentina de escombros, pozo abierto y amargo.

Pálido buzo ciego, desventurado hondero,
descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!

Es la hora de partir, la dura y fría hora
que la noche sujeta a todo horario.

El cinturón ruidoso del mar ciñe la costa.
surgen frías estrellas, emigran negros pájaros.

Abandonado como los muelles en el alba.
Sólo la sombra trémula se retuerce en mis manos.

Ah más allá de todo. Ah más allá de todo.

Es la hora de partir. Oh Abandonado!


sábado, 18 de julio de 2015

Camino



Pasa el tiempo
y la luz nunca fue vista
caminos de locura
mares de calma
tormentas hostiles
en caminos de piedra,
flores que se marchitan
en el ruta de la sabiduría.

Pájaros enjaulados
con aves libres
que mueren en cielos azules
que se escapan de mi mano,
huyendo del cretino
que nunca aprendió a caminar
su camino.

Huesos que se ríen
de la carne corrompida
que camina de la mano
de la dama oscura,
camino de espectros
que ríen mis pena
en la ultima morada
del demonio canalla.

Camino de drogas
que no me muestran la cara
de la luna oculta y esquiva.

Caminos sin sentido
sentidos sin camino,
el camino tiene un sentido
pero yo no encuentro su destino.

Dejaremos que las nubes
cubran mis pies doloridos
y que me lleven al camino,
pues mi alma esta perdida

y no sabe encontrar el fin del camino.