domingo, 12 de marzo de 2017

Las Amistades Peligrosas ( Fiche Técnica )


Titulo Original : Dangerous Liasisons

Año : 1988

País : Reino Unido

Director :Stephen Frears



Guion : Christopher Hampton ( Novela : Choderlos de Lacios )

Música : George Fenton

Fotografía : Philippe Rousselot



Reparto: Glenn Close, John Malkovich,Michelle Pfeiffer,Keanu Reeves, Uma Thurman,Swoosie Kurtz,Mildred Natwick,Peter Capaldi,Valerie Gogan,Laura Benson



Productora: Warner Bros presenta una producción Lorimar film

Genero : Drama de época. Siglo XVIII

Sinopsis: Francia, siglo XVIII. La perversa y fascinante Marquesa de Merteuil (Glenn Close) planea vengarse de su último amante con la ayuda de su viejo amigo el Vizconde de Valmont (John Malkovich), un seductor tan amoral y depravado como ella. Una virtuosa mujer casada, Madame de Tourvel (Michelle Pfeiffer), de la que Valmont se enamora, se verá involucrada en las insidiosas maquinaciones de la marquesa.

Premios:  
1988 : 3 Oscar: Mejor Guion Adaptado, Dirección Artistica,Vestuario
1989 : Premios César: Mejor Película Extranjera.



jueves, 9 de marzo de 2017

Western y Pasión : Ennio Morricone


 El otro día alguien me dijo que si una música te inspirara es porque has visto antes la película. El comentario me hizo reflexionar si esto podría ser cierto, así que me puse a escuchar música al azar y de repente me di cuenta de un detalle si hay un compositor de música de cine con el cual no es necesario ver la película para saber que se trata, ese es Ennio Morricone. 

Sus composiciones engloban todo un género y no solo una escena de una película, si quieres ser vaquero escucha su música súbete a un caballo y te dará igual donde sonaba la canción pues esta hecha para esa escena de tu vida.

Este compositor nació en 1928 en el barrio del Trastevere de Roma. A los nueve años, ingresó en la Academia Nacional de Santa Cecilia de Roma, donde estudió trompeta y composición. También estudió música coral y dirección de coros. Al mismo tiempo, trabajó como trompetista en varias orquestas en Roma, formándose así con un carácter eminentemente práctico y creándose una red de contactos en el mundo del entretenimiento.
Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y en los años venideros, lo que más abundaba en Italia era la hambruna, Morricone la padeció y ello le inspiró para realizar las bandas sonoras de las películas que estaban ambientadas en ese período.
Después de obtener el título de trompetista, inició su carrera como compositor, dedicándose particularmente a la música vocal y de cámara. Su producción “culta” abarca piezas corales y de cámara. Durante la década de 1950 completó su formación de la mano del gran Godofredo Petrassi. En 1955 comenzó a arreglar música para películas, actividad que interrumpió por su servicio militar.
En 1958 aceptó un empleo como asistente de dirección para la RAI, pero el primer día de trabajo abandonó. En lugar de eso, y todavía influido por el vanguardismo de su maestro Petrassi, se matriculó en un seminario impartido por John Cage en Darm-stadt.
Es difícil saber qué hubiera sido de la posterior carrera de Morricone si las circunstancias lo hubieran convertido en otro de los compositores italianos de vanguardia durante la década de 1960. Pero por suerte la historia quiso que en 1961, compusiera su primera banda sonora para el cine. Se trataba de la música para la película Il Federale, de Luciano Salce. En 1964 comenzaron sus colaboraciones para Bernardo Bertolucci y Sergio Leone. Curiosamente, fue el cine de este último el que le dio fama.
Ennio Morricone y Sergio Leone fueron compañeros de colegio (Leone no lo recordaba hasta que no vio una fotografía que lo demostraba), después de su infancia, volvieron juntos, esta vez, profesionalmente desde 1964. 
Durante el mismo período Morricone comenzó a colaborar también con Bernardo Bertolucci. La primera banda sonora fue para Leone, que escribió para la película Por un puñado de dolares, seguido de La muerte tiene un precio, El bueno el feo y el malo, Hasta que llego su hora. Una colaboración que duró hasta la última película de Sergio Leone, Érase una vez América.

Aquí voy a hacer un pequeño inciso, al nombrar la banda sonora de la película Por un puñado de dolares, me recuerda a mi juventud. El pasillo de la casa de mis abuelos, mi hermano a un lado yo al otro, terminábamos de ver la película y ya nos retábamos a un duelo mientras en nuestra cabeza sonaba la música de la película, el desenlace de dicho combate quedara en los anales de la historia como el castigo que recibimos después.


La creciente actividad cinematográfica le haría abandonar a finales de la década la faceta “culta” de su producción, sobre todo a raíz del estruendoso éxito de la música para El Bueno, el feo y el malo de Sergio Leone. La fórmula de Morricone era tan sencilla como efectiva: orquestaciones poco densas, pero con un sonido seco y transparente que años más tarde inspiraría a muchas bandas de rock, temas que se clavaban inmediatamente en la memoria del oyente, y un enorme respeto por la trama y los personajes del filme. A partir de 1970 inició una nueva actividad, la pedagógica. Maestro de composición en el Conservatorio de Frosinone. Esta etapa favoreció un cierto retorno a su faceta de autor, en forma de una colaboración con el Studio R7 de Música Electrónica.
Un año más tarde, después de trabajar siempre en Europa, aceptó un encargo americano, concretamente del gran Edward Dmytryk, para quien compuso la música de El factor humano. Su relación con Estados Unidos nunca fue positiva: el estilo de vida estadounidense no le atraía en absoluto, se negó a instalarse en Los Ángeles y, más aún, a aprender inglés. Aun así, fue nominado cinco veces al Oscar, la primera en 1979 por el wéstern Días del cielo.
Después de veinte años de una gran actividad, lo que implica una producción de calidad con altos y bajos en 1983 se convirtió en miembro del Consejo de Administración de la asociación Nuova Consonanza, dedicada a la música contemporánea, y redujo drásticamente su producción para el cine. A pesar de ello, tuvo tiempo de firmar en 1984 la que muchos consideran su mejor partitura: la banda sonora de Érase una vez América, el último película de su amigo Sergio Leone.



En 1986 fue nominado por la banda sonora de La Misión, pero sorprendentemente tampoco se llevó el Oscar, una decisión por parte de los miembros de la Academia de las Artes y las Ciencias de Hollywood que hoy aún le resulta incomprensible a Morricone y a mí. Escucharla y luego buscáis la que gano y dar una opinión.



Dos años más tarde volvió a quedarse a las puertas de la gloria con una tercera nominación, por Los intocables de Elliot Ness, de Brian de Palma. Aún volvería a ser nominado en otras dos ocasiones: en 1992, por Bugsy de Barry Levinson y en 2001, por Malena, de Giuseppe Tornatore.

Volcado hacia finales de la década de 1980 y la primera mitad de la década de 1990 en su producción culta, Morricone recibió un auténtico rosario de premios, homenajes y reconocimientos en forma de programaciones y ciclos de conciertos a lo largo y ancho de toda la geografía italiana. La culminación fue la concesión, por iniciativa del primer ministro Oscar Luigi Scalfaro, del título de Commendatore dell’Ordine Al Merito della Reppublica Italiana en 1995.

Sorprendentemente, en la edición de los Óscar de 2006, Ennio Morricone recibió por fin una estatuilla por parte de la Academia, en reconocimiento a su inmensa carrera. Un premio que llegó cuando Morricone ya no lo necesitaba, pero que, según reconoció, “finalmente me lo quedaré”.

En 2016 recibió el Óscar en la categoría de Mejor banda sonora original por la película 'Los Odiosos Ocho', después de haber sido nominado seis veces en esta categoría en ediciones anteriores, convirtiéndose así en el galardonado más longevo en dicha categoría en la historia de los premios Óscar.

Pensaba dejar de escribir sobre Ennio Morricone, pero de me di cuenta de me estaba dejando muchas bandas sonoras que me han marcado de este autor y a las cuales no puedo dejar de hacer referencia, sobre todo a dos en especial. Cinema Paraíso de Giuseppe Tornatore y Novecento de Bernardo Bertolucci.
La primera me sirve para amar y la segunda me empuja a luchar, pero esto son solo apreciaciones personales. Escucharlas y luego cada uno que saque su opinión.




martes, 28 de febrero de 2017

Carteles Películas Década del 2010 ( II )


   Dallas Buyers Club ( 2013 )         

  Director : Jean-Marc Vallée        


   


  Gravity ( 2013 )

 Director : Alfonso Cuarón



                               La Invención de Hugo ( 2011 )                                
  
 Director : Martin Scorsese 



      Nebraska ( 2013 )

     Director : Alexander Payne


sábado, 25 de febrero de 2017

El autobús



Sentado y esperando con la mirada perdida, que pasara el autobús para que me llevara a mi destino. Como siempre llegaba tarde, pero no me importaba, pues yo era de esas personas que se tomaban la vida con calma, en resumen era impuntual, pero era una manera de justificarme a mí mismo, era decirme estas palabras.
Llevaba los auriculares puestos y estaba escuchando antiguas canciones, mientras esperaba que llegara mi transporte publico. Los coches pasaban ante mis ojos y las personas con su habitual rapidez, les impedía pararse a observar lo que les rodeaba. Cuando vas rápido a los sitios solo tienes una cosa en la cabeza y es tu destino, sin darte cuenta que en tu camino te vas perdiendo las pequeñas maravillas sin importancia de este mundo.
Mientras pensaba esto sucedió algo que iba a cambiar mi vida. A lo lejos vi venir el autobús y sin pensarlo me levante pensando que seria el mío, aquel que yo esperaba, pero no lo era, así que me volví a sentarme, pero en ese instante la vi. En aquel transporte que pasaba de largo en mi parada estaba ella. Su pelo liso de color moreno, sus dos grandes ojos oscuros que se clavaron en los míos como una espada en el pecho. Sentí como mi corazón latía más rápido, intentado quitar la mirada que no podía. Aquellos enormes ojos me estaban atrapando en su tela de araña. Puedo decir que todo sucedió en décimas de segundo, antes de que la perdiera de vista. Aquella extraña situación que no había durado nada en el tiempo, consiguió que un hombre como yo que me consideraba frío y distante me hubiera enamorado de una mirada perdida.El resto del día fue una sombra que paso sin más por mi vida, solamente pensaba en aquellos ojos que quería volver a ver, pero era algo tan difícil como que me tocara la lotería.
Aquella noche cuando dormía comencé a soñar con ella. No sabía cómo era su cuerpo, pero en mi sueño lo tenía claro. Me encontraba en una inmensa playa, y comencé a moldear su figura con la arena que había a mi alrededor, pero esta se desvanecía entre mis dedos cada vez que estaba a punto de terminar su cuerpo. Cada vez que llegaba a este punto me despertaba y me volvía a dormir y soñaba con lo mismo, hasta que se convirtió en una pesadilla. Aquella noche no pude dormir bien.


Al día siguiente baje a la misma hora, pensando que a lo mejor tenía suerte y coincida de nuevo con ella. Allí parado esperando que el próximo vehículo que pasar me trajera una ligera esperanza. Aquí llegaba el mismo número de autobús en el que ella pasó el día anterior. Todo en mí palpitaba y el sudor me envolvía la frente, paso por delante mío y en el mismo sitio que el día anterior allí se encontraba.Tuve suerte pues el autobús se paró en el semáforo que esta al lado de la parada. Nuestras miradas se cruzaron esta vez más de medio segundo. En sus ojos pude ver calor, es tipo de calor que te envolvían en una noche fría y no quieres que desaparezca de tu vida. El semáforo se puso en verde, y en aquellos minutos que a mí me parecieron horas, me di cuenta de que ella no me aparto la mirada de mí, lo cual hizo que me pusiera rojo, al darse cuenta de aquello dejo escapar una ligera sonrisa. El autobús se puso en marcha y una voz interior me dijo, mañana volverás a verla. 
Aquella noche volvía a soñar con ella, pero en mi sueño algo cambiaba, y esta diferencia era que en su rostro había una sonrisa. Unos labios que dibujaban dulzura en su rostro y entre los cuales yo me encontraba extasiado y a gusto, y aunque su cuerpo se desvanecía entre mis dedos, el sueño no se convirtió en pesadilla.


Al día siguiente me encontraba preparado para coger aquel autobús, no sabía dónde me llevaría, pero esperaba que ella estuviera dentro. A lo lejos vi el número en aquel dragón enorme rojo con el que me tenía que enfrentar si quería verla. Levante mi mano sudorosa, la bestia se paró y subí dirigiéndome a la zona en la siempre la había visto, pero allí no estaba. Así que me senté donde ella había estado aquellos días.
Mi mirada triste se perdió en el infinito de aquella enorme ventana del autobús, mis pensamientos estaban perdidos en lo que pudo ser y no fue, sin darme cuenta que alguien se sentaba a mi lado. Una ligera tos me hizo salirme de mi trance y fijarme en la persona que tenía a mi lado, todo mi cuerpo se erizó, pues aquella tos era ella. No podía creerlo había pasado del que daba la sorpresa a ser el sorprendido.Por mi cabeza pasaban mil frases, pero mis labios se encontraban sellados. Allí mirándola de reojo, mientras mi boca se negaba a decir palabra alguna. Durante el trayecto mi imaginación volaba entre nubes en las cuales los dos hacíamos el amor de forma salvaje, pues su cuerpo ya me real y no se me desvanecía entre mis manos. Cuando volví al mundo físico, ella se estaba incorporando, pues había llegado a su destino. Se levantó con elegancia dejando sobre el asiento un papel doblado, se dirigió a la puerta y desapareció en su parada.


Mire aquel papel varias veces antes de cogerlo, pues tenía miedo de las palabras que allí me pudiera encontrar, pero necesitaba saber que tenía escrito, así que lo abrí y comencé a leerlo :

" Si estás leyendo esta nota es porque no
te has atrevido a decirme nada y yo he dado el primer paso.
Mi numero de teléfono es 506067507. espero que no pienses
que soy una chica fácil, pero tienes unos ojos preciosos
que no paro de verlos en todas parte,
Mi nombre es Ainhoa. "

Un corriente paso por todo mi cuerpo, pues la suerte me sonreía. Si el autobús hubiera sido una carroza, le hubiera dicho al conductor que parar y que le diera la vuelta a los caballos y que me llevara a casa, pero como no lo era me baje en la siguiente parada y volví andando esperando que en este paseo el tiempo transcurriera para no parecer un desesperado.


Una vez en casa me encerré en mi habitación y como le suele suceder a los tímidos no me atrevía a llamarla. Aquel pequeño objeto se me hacia gigante ante mis ojos, pero no podía esperar más así que lo agarre y marque su numero. Al instante comenzó a sonar y una voz me respondió al otro lado:

 - Dígame.

El corazón me estaba a punto de estallar.

- ¿ Ainhoa? - las palabras brotaban temblorosas de mi boca.

- Sí - dijo una voz dulce que solo la puedo compara con la de un ángel.

Me quede callado no sabía que decir, cuando necesitaba las palabras estas se escondían.

- Sí - volvió a repetir.

- Hola, - dije tímidamente -soy el chico del autobús y me preguntaba que pasaría si te llamaba.

- Pues que todo mi cuerpo se estremece al oír tu voz por primera vez chico desconocido del autobús.

- Puedo dejar de ser un desconocido, ¿ si tú quieres ?

-Vale, preséntate, tu ya sabes mi nombre.

- Mi nombre es Alex y vivo...

- No sigas hablando- me cortó ella- si no, no tendrás nada que decirme cundo nos veamos por primera vez.

- Tienes razón ¿ Cuándo nos podemos ver ?

- Te viene bien mañana por la tarde.

- Me viene bien, cancelaré todas mis citas, pero antes me tendrás que decir donde.

- En la plaza de nuevo centro a la seis de la tarde, ¿Te viene bien?

- Perfecto esta al lado de mi casa.

- Entonces hasta mañana - se despidió ella.

- ¿Podríamos seguir hablando?

Ella hizo una pausa

- Mañana, pues cuando hablemos quiero mirar esos ojos que me han cautivado y a través de los que nos hemos conocido- y dicho esto colgó el móvil. 

 Después de aquella corta conversación, ya sabía que no podría vivir sin ella.

Aquella noche tuve un sueño erótico, en el que hacíamos el amor en un ascensor, todo iba perfecto hasta que al final su rostro se descomponía y se llenaba de gusanos. Me desperté empapado en sudor y con la respiración entre cortada. 
Mi sueño podía significar tantas cosas, que la verdad no quería profundizar en él, aun así llegue a la conclusión que las cosas buenas pueden tener un final desastroso, pero eso ya se vería.
El tiempo paso rápido y ya se acercaba la hora. Me vestí con las mejores ropas que tenía. Me puse la radio para animarme y que el tiempo aun fuera más rápido. En la radio empezó a sonar la siguiente canción:

" A veces me siento un poco extraño
dando vueltas por la habitación.
Mi cerebro se toma unas vacaciones
para hacer más sitio al corazón.

Por un beso, cariño, juro
que te lo daría todo
porque tú eres una habladora, caminante
razón para vivir.
He de perder la cabeza por ti... "




 No sabía de quien era la canción, pero su letra me pareció la más apropiada para la situación y para los sentimientos que yo tenía en mi interior.

Era la hora y allí me encontraba en aquella plaza, como un farol, todo guapo y reluciente, que quiere atraer a todos a los insectos a su luz, aunque aquel día mi objetivo era solo uno. Se hicieron las seis y ella no apareció, empezó a pasar el tiempo que me pareció como si fueran losas de piedra que me caían encima, las cuales me sepultarían y no me dejarían respirar. Comencé a ponerme nervioso y como me suele suceder en estos casos un odio incendiario me carcomía por dentro. Era el enamorado burlado, allí plantado. Me la imaginaba a ella junto a sus amigas riéndose de mí desde algún rincón desde el que me observaban, y no solo eso seguro que tendría novio y estaba junto a ella. Paso una hora y no había aparecido. Espere otra media hora y ya cansado, cabreado y disgustado me encamine hacia mi casa.


Cuando volvía me acorde que tenía su numero de móvil, y que podía llamarla y pedirle explicaciones, pero también sabía que si oía su voz me rendiría rápidamente, y cualquier excusa le serviría para que me arrodillara a sus pies. así que no lo hice hasta llegar a casa.

- Diga - dijo una voz masculina desde el otro lado del aparato, lo cual me enfado aun más.

- ¿Esta Ainhoa? 

- No, y no creo que volverá jamás.
Aquellas palabras me estaban confundiendo y me mosqueo de repente desapareció, tímidamente pregunte.

- ¿ Por que ? 

- Porque ella ha fallecido esta tarde atropellado por un autobús cuando se dirigía a una cita.

Fue como si el mundo se convirtiera en un fundido en negro, las lágrimas comenzaron a brotar como nunca lo habían hecho antes en mi vida. Al otro lado del teléfono seguían hablando, pero yo solamente oía un ruido lejano que no me decía nada. El dolor que sentía era indescriptible, no podía creer que aquello que nos había unido nos separaba de aquella manera. Colgué el móvil y estuve toda la noche llorando.



Al día siguiente volví a llamar para enterarme cuando era el entierro y de alguna manera darle un último adiós. Una vez tuve la información me presente en una sala del crematorio. tras mis gafas oscuras tenía los ojos rojos de tanto llorar. Que sentido tenía la vida si cuando conseguís conocer a alguien maravilloso, aunque solo hubiéramos cruzado tres palabras, te lo quitaba de forma tan cruel. Realmente nunca sabré cómo era su carácter, ni si lo nuestro hubiera llegado algún lugar, pero una cosa estaba seguro y es que siempre la amaré.
Estuve allí hasta que vi como el ataúd que contenía su cuerpo fue introducido en la incineradora, donde todo sería quemado salvo su alma que esta encerrada en mi corazón. Cuando estaba a punto de marcharme, pues no podía soportar más aquello, alguien dijo mi nombre y me gire rápidamente, pues creí oír la voz de ella pero fue solo una ilusión. Cuando me gire había ante mi una chica rubia que tenía algo entre las manos.

- Tú eres Alex.

- Si soy yo, ¿Y tu quien eres?

- Mi nombre no importa, solamente quería darte esta carta que Ainhoa no te pudo entregar.

La mire extrañada, no sabía por qué me conocía así que tuve que preguntar.

-¿ Cómo sabias quien era yo?

- Ella no hacia más que hablar de ti, por favor no me hagas hablar más, esta situación está siendo muy dolorosa.

Se dio la vuelta y se marchó.

No podía abrir la carta en aquel lugar tan triste, pues no me parecía el lugar correcto para leerla, así que me fui a casa, pensando que allí encontraría el valor para abrirla. Durante horas estuve mirándola, atraído por la tentación de abrirla, pero al final no sé por qué no lo hice. simplemente la deje allí abandonada sobre la mesita al lado de mi cama.

Ahora todos los días bajo a la misma hora a coger el autobús, pensando que algún día la veré pasar, como si nunca hubiera pasado nada, como si aquella bestia roja que nos hizo conocernos, nunca le hubiera arrebatado la vida, pero no es así, por eso me toca volverme a caso solo y soñar con ella pues la vida son sueños que aveces se cumplen. Y entre autobuses y sueños mi vida transcurre esperando que algún día estos se cumplan.

martes, 6 de diciembre de 2016

Libros : Un mundo feliz por Aldous Huxley


"Un mundo feliz", novela escrita en 1932 bajo el título "Brave New World", recrea una democracia que no lo es, una dictadura que no lo parece, una cárcel de la que los prisioneros no quieren escapar porque no saben que lo son, condicionados desde su extraña concepción para ser lo que tienen que ser.

 El título tiene origen en una obra del autor William Shakespeare, La tempestad, en el acto V, cuando Miranda pronuncia su discurso:

¡Oh, qué maravilla!
¡Cuántas criaturas bellas hay aquí!
¡Cuán bella es la humanidad! Oh, mundo feliz,
en el que vive gente así.

La importancia del libro en la vida de Huxley lo lleva a escribir más adelante un libro de ensayos y consideraciones relativas bautizado como Nueva visita a un mundo feliz (Return to Brave New World), donde aborda detenidamente los diferentes problemas socio económicos que dio impulso a la creación de su novela futurista.

Huxley nos presenta una sociedad altamente tecnológica que utiliza todos los medios posibles para condicionar y controlar a la masa a fin de conseguir la estabilidad social. Los niños no nacen, se hacen, y están genéticamente manipulados para pertenecer a una de las cinco categorías de la población, jerárquicamente estructuradas: Alfa (la élite, los más inteligentes), Beta, Gamma, Delta y Épsilon (las castas inferiores, menos desarrollados física e intelectualmente).

Lectura Recomendada


Taxi Driver ( Fiche Técnica )



Titulo Original: Taxi Driver

Año: 1976

País: Estados Unidos

Director: Martin Scorsese


Guion: Paul Schrader

Música: Bernard Herrmann

Fotografía: Michael Chapman


Reparto:  Robert De Niro, Cybill Shepherd, Jodie Foster, Albert Brooks, Harvey Keitel, Peter Boyle, Leonard Harris, Martin Scorsese, Joe Spinell.


Productora: Columbia Pictures

Genero: Drama (Prostitución, Crimen)

Sinopsis: Para sobrellevar el insomnio crónico que sufre desde su regreso de Vietnam, Travis Bickle (Robert De Niro) trabaja como taxista nocturno en Nueva York. Es un hombre insociable que apenas tiene contacto con los demás, se pasa los días en el cine y vive prendado de Betsy (Cybill Shepherd), una atractiva rubia que trabaja como voluntaria en una campaña política. Pero lo que realmente obsesiona a Travis es comprobar cómo la violencia, la sordidez y la desolación dominan la ciudad. Y un día decide pasar a la acción. 


jueves, 1 de diciembre de 2016

Quentin Tarantino: Violencia y videoclub



No sabía que director escoger, pero la respuesta me vino a la cabeza, cuando en la televisión empezaron a poner una película de Kung-fu. Ya está Quentin Tarantino.
Tarantino es uno de los directores de cine, que se encontraría dentro de mis 20 mejores de todos los tiempos.

Nació en Knoxville, Tennessee, Estados Unidos, un 27 de marzo de 1963. Sus padres Tony (estudiante de derecho) y Connie (estudiante de enfermería), contaban con tan solo 21 y 16 años en el momento de su nacimiento. Sus padres se separaron antes de nacer por lo que fue criado por su madre. Cuando contaba con dos años esta se trasladó a Los Ángeles. En este punto me pongo a reflexionar, si es necesario seguir contando su vida o pasar directamente a sus comienzos como director, pero hay un dato que no nos puede pasar desapercibido, y que marcaría la vida de este director, y es cuando comenzó a trabajar en el videoclub Archives en Manhattan Bech.
Aquí conoció a Roger Avary junto a otros entusiastas del cine donde discutían de películas y de las recomendaciones de los clientes. Esto le sirvió como experiencia y como fuente de inspiración para su carrera como director. Hoy en día los videoclubs ya no existen, son una raza rara que han desaparecido, aunque la verdad nunca me vi discutiendo con el encargado sobre una película cosa que me hubiera encantado, pero sigamos.
En 1991, escribió el guion de Reservoir Dogs, un proyecto minimalista, con cientos de diálogos que se desarrolla en un único plato. Quería que el proyecto se filmara en 16 mm y que sus amigos del Archives interpretaran todos los papeles. Aquí podemos decir que tuvo una suerte inmensa cuando el productor Lawrence Bender, leyó el guion fascinándole de tal manera que pidió a Tarantino que le concediera un tiempo para convertirla en una verdadera película.Bender llevó el guion a Harvey Keitel quien convenció a otros actores para que intervinieran en el proyecto. Fue rodada en menos de un mes y fue todo un éxito. Que puedo yo decir, la verdad nada, la película me pareció diferente y lo que más me llamo la atención fueron sus diálogos que te hacían olvidarte de la imagen, hasta que de repente descubrías lo que sucedía en la pantalla.


Fue un gran empujón para Tarantino que la noche a la mañana se había convertido en un director de moda y de repente las productoras empezaron a interesarse por los guiones, que había escrito con antes de Reservoir Dogs, los cuales se vendieron enseguida, tales como Amor a quemarropa (Tony Scott) y Asesinos natos (reescrita y dirigida por Oliver Stone).Después de su éxito se retiró a Ámsterdam para trabajar en un nuevo guion, Pulp Fiction. No sé si fueron los humos que aspiro allí o una idea que ya tenía en mente pero considero que le salio una película genial, con una música perfecta adecuada a las imágenes que se proyectaban.


Tras el éxito de Pulp Fiction, dirigió el cuarto episodio de Four Rooms, en un claro homenaje a Alfred Hitchcock.
Su tercera película que dirigida en 1997 fue Jackie Brown. No hago mucha mención de esta película ya que no me gusto mucho la verdadero, así que paso un poco por encima y continuo.
Su cuarta película fue Kill Bill, una película de venganza que tomaba diferentes elementos, Arte marcial chino, Jidaigeki (genero cinematográfico japonés) y Spaghetti western. Esta película fue ideada por Uma Thurman y el durante el rodaje de Pulp Fiction .Puedo considerar que me devolvía a las tardes de mi juventud cuando e iba a casa de un amigo todos los sábados, y nos alquilábamos tres o cuatro películas de Kung-fu para pasar la tarde, la verdad es que disfrute como un crio.
Su siguiente proyecto fue GrindHouse, codirigida por Robert Rodríguez, un gran amigo suyo con el que había participado en diversos proyectos como Abierto hasta el amanecer. Dirigiendo el segundo capitulo titulado Death Proof en 2007.
En 2009 estreno Inglourious Basterds, la historia de unos soldados norteamericanos en la Francia ocupada por los nazis. Esta ha sido la película que mayor recaudación ha conseguido de las que ha realizado Tarantino tanto en estados unidos como mundialmente.
Si comentara lo que me han parecido cada una de sus películas el artículo este no tendría fin así que sigo y continuo antes que mis dedos quieran poner más sobre él.


En 2012 estreno Django Unchained. Esta cinta me gusto bastante, sobre todo la interpretación de los personajes y especialmente Christoph Waltzel, en la que interpreta a un alemán bueno, supongo que para compensar que no todos eran malos como pasa en Inglourious Basterds. Después de verla me di cuenta de las tardes que había pasado con mi abuelo viendo películas de vaqueros, que recuerdos, aunque esta ni de lejos se parece aquellas.


En 2015 estreno otro wéstern, su titulo Los odiosos ocho. Película que me gusta por las diferentes referencias que hace a diferentes cintas de grandes directores, pero con su estilo personal que a mí me engancha, y que algún día describiré en algún articulo.


Bueno aquí acabo, sin antes mencionar el gran gusto musical que tiene este director, en sus películas, me costa que tiene una gran biblioteca musical y que muchas de sus escenas están más basadas en la música que quiere poner que en la escena que quiere rodar.

Gracias Tarantino por recordarme el Kung-fu olvidado y mis visitas al videoclub.