lunes, 18 de marzo de 2013

Vejez





Sentado en un rincón, olvidado de esta sociedad. El sol quema mi piel arrugada, mientras mis manos ya agrietadas juegan con un chusco de pan. Ante mí, mis únicas amigas, aquellas que hace tiempo pensé que eran ratas aladas ahora son las que me hacen compañía. Nunca había imaginado que aquel seria mi final. Tantos años vividos para acabar abandonado en un banco de aquel parque iluminado que me parecía el rincón más oscuro que había visto jamás. Creía que lo había tenido todo, pero realmente no tenía nada. Trabajar para vivir eso me decía. Cuando llegara mi ocaso disfrutaría de los bienes acumulados, pero nunca había contado que mi cuerpo fallaría, que mis manos anquilosadas me impedirían escribir, que mi cabeza y mis recuerdos una nube de olvido se volvería. Los placeres tuve que olvidar o ellos me olvidaron a mí, pues todos aquello que quería en un soplo de aire volaron aun mundo lejano, al cual mis piernas ya viejas no pueden llegar. Vivimos más eso si, pero para que si la salud y el que nos tendría que cuidar nos deja olvidados, para que me sirve llegar a una elevada edad si luego nadie se hace cargo de mí, pues soy una carga para el mundo y ese mismo mundo no quiere saber nada de mí.
Trabaja me decían que luego recogerás los frutos del árbol pues de este caerán, lo que no me dijeron es que estos no caían por si solos y que yo tendría que alargar el brazo para cogerlos, pero como me pregunto si mi cuerpo ya no me responde, y mi mente tiene un camino y mi ser corporal otro.
Mi vida fue plena puedo asegurarlo, siempre tuve lo que quise aunque nunca llegue a disfrutarlo, pensando que habría un momento para ello.
Olvidado, triste y abandonado el sol calienta mi piel, mis manos dan comida al infinito y el murmullo de las palomas es la única música coral que oigo. Dejarme que me convierta en estatua, y que sea el símbolo en aquel lugar de los viejos abandonados, que soñaron que aquel no seria su triste final. 

5 comentarios:

  1. Letras que reproducen con crudeza algo que es realidad en muchísimos casos, diría la gran mayoría....asta pienso que es parte la soledad que se menciona del aprendizaje que debemos realizar en esta vida terrenal antes de llegar al lugar que en ella nos ganaremos...no sera la tierra nuestra definitiva morada y la vejez que en ella sufriremos nos dará nuestra nota definitiva de cara a un futuro que todos, buenos y malos tendremos....todo eso me recuerda esta sentida poesía que es como un punzante estilete que se mete en nuestra alma.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario, espero seguir realizando escritos que creen esas sensaciones. Un saludo Jorge Mendez.

    ResponderEliminar
  3. Genial Carlos me ha gustado y lo compartí.
    Gracias por tus letras

    ResponderEliminar
  4. El momento para disfrutar la vida es ahora. Ahora es el momento mágico, pensar en más tarde es un juego arriesgado. A veces pienso que los humanos podríamos hacer como los elefantes, cuando fuéramos conscientes de nuestro fin alejarnos de todo, nuestro último viaje. Buen texto!

    ResponderEliminar
  5. Gracias a los dos por vuestras palabras. Un fuerte saludo.

    ResponderEliminar