domingo, 10 de abril de 2016

Arthur Conan Doyle y su otro personaje



Cuando hablamos de Arthur Conan Doyle el personaje que enseguida nos viene a la cabeza es Sherlock Holmes, pero en este articulo no vamos hablar de el sino de su otro personaje. Ese otro que encontramos en una serie de historias de ciencia ficción, y que apareció por primera vez en la novela El Mundo Perdido, y a partir de aquí se convierte en el personaje de una  series de novelas que a continuación describiremos. Este otro protagonista fue George Edward Challenger, " El profesor Challenger ".

El Mundo perdido ( 1912 )



El mundo perdido ( Título original : The Lost World ) es una novela sobre una expedición a una meseta sudamericana ( basada en el monte Roraima de la selva Amazónica Venezolana ) en donde aún sobreviven animales prehistóricos. Fue publicada en 1912. Es un relato de ficción ambientado en tiempos remotos, el episodio que trata sobre los dinosaurios es corto y se centra más en una batalla entre una tribu de hombres prehistóricos y un grupo de violentos homínidos primitivos.

Personajes

Profesor Challenger - zoólogo.
Profesor Summerlee - científico
Ed Malone - reportero
McArdle - editor del London Journal
Lord John Roxton - Aventurero
Gómez - guia
Manuel - guia
Zambo - Fiel sirviente
Gladys - amiga de Malone

La zona Envenenada ( La zona pozoñosa ) ( 1913 )


En la zona envenenada, el profesor Challenger congrega un día en su casa a sus amigos más cercanos, pero les hace traer un curioso capricho : botellas de oxígeno. Éstos quedan sorprendidos por la petición, hasta que se enteran de la amenaza que pesa sobre la tierra. Challenger ha descubierto que la atmósfera terrestre va verse envuelta en una nube tóxica que acabara con la especie humana. Todos ellos se encierran en una habitación con el oxígeno, dispuestos a aguantar sin esperanzas sus últimas horas de vida, pero descubren, al cabo de unas horas, que la nube tóxica ya ha desaparecido. Aún consternados por el suceso, salen a la calla y observan los estragos del envenenamiento y, creyéndose los únicos supervivientes, descubren horas más tarde, con alegría, que el veneno apocalíptico era soló un somnífero  muy efectivo.

Cuando la tierra lanzó alaridos ( 1928 )


Un ingeniero especializado en pozos artesianos y amigo del periodista Malone, recibe una carta para reunirse con el profesor Challenger. Este le contrata para una labor importantísima en su última investigación. El profesor considera que la tierra es un ser vivo que posee bajo la capa superficial en la que la vida habita, toda una red de órganos similares a los nuestros, este ser no sabe que estamos sobre él. Challenger pretende comunicarle nuestra presencia " Pinchándole " en esa parte sensible. Para ello se ha construido un pozo que baja a una gran profundidad y donde Jones, el ingeniero , deberá clavar una barrena. Este cometido lo llevará a cabo junto a Malone. Ambos serán testigos, junto a los invitados al experimento en la superficie, de los latidos de la tierra y de cómo se protege de la agresión. Lo que nadie se esperaba, era que la tierra gritara y que su voz se escuchara en todo el planeta.

La máquina desintegradora ( 1929 )


Se trata del más corto de los relatos del profesor Challenger. Por una vez el desencadenante no es un descubrimiento del profesor, sino de otro inventor, que ha logrado crear una poderosa máquina capaz de desintegrar objetos y volverlos a recomponer. Sin embargo, las aplicaciones militares de la simple desintegración la convierte en un arma poderosa. El periodista Malone invita al profesor a acompañarlo a conocer al inventor, pero cuando llegan a su casa descubren que el arma ha sido vendida ya en exclusiva a Rusia.

La tierra de la niebla ( El país de la bruma ) ( 1926 )


El profesor Challenger  " Un cerebro superdotado en un cuerpo de hombre de las cavernas " se enfrenta a una nueva aventura, donde la fantasía se combina con la investigación científica en el terreno del espiritismo. Como es habitual en toda la saga del Profesor Challenger, se une la emoción y la intriga , con una notables dosis de humor.

0 comentarios:

Publicar un comentario