jueves, 30 de junio de 2011

Nostalgia



 Me he despertado nostálgico. Tumbado en la cama me puse a pensar en todas las mujeres que habían pasado por mi vida. Mire al techo blanco y frió de la habitación intentando hacer una lista mental de todas ellas. Al principio la lista parecía larga, pero luego se fue reduciendo a una sola persona. Por mucho que intentaba pensar en otras, siempre salía ella, como la primera de mi lista. Comencé a recordar cosas que ya creía olvidadas y almacenadas en mi baúl de recuerdos y los empecé a ordenar. Su cuerpo, me recordaba a las estatuas griegas que había visto en libros de historia, su pelo liso y negro se me escapaba entre mis dedos, mientras yo lo tocaba con delicadeza quedándose este tacto memorizada en las yemas de mis dedos. Recuerdo su cuerpo cálido entre mis brazos, sus labios carnosos rozando con los míos cuando nos besábamos con pasión. Su sonrisa, sus gestos, sus payasadas deliciosas que siempre me hacían surgir una sonrisa. Porque pienso en ello si ya ha pasado el tiempo, será porque lo tengo almacenado en la superficie de mis recuerdos. La respuesta es sencilla, y es que nunca la quise olvidar, la deje en la corteza para que al primer momento que pensara en mis amores surgiera ella como un corcho que intentas hundir pero que sabes que saldrá a flote. Moví la cabeza rápidamente como una coctelera para que se aclararan en mi mente estos recuerdos, pero lo único que conseguí fue mezclarlos y crearme confusión. Me incorpore en la cama, pues este desorden mental me creo ansiedad, mire al espejo, que se encontraba frente a mí. Allí estaba mi calva, mis pelos blancos por los lados y mis arrugas de mil años vividos, reflejados en mi rostro. A mi lado estaba una mujer mayor, que me miraba con los ojos llenos de lágrimas, no sabía quién era, pero sabía que la quería, se incorporó conmigo y girándose me beso en la mejilla, me hizo apoyar la cabeza sobre la almohada y me cantó una canción que me sonaba, pero que mi mente no conocía. Sabía que había recordado algo, pero en aquel instante lo único que llenaba mi cabeza era aquella mujer anciana que me amaba y eso solo me bastaba para poder dormir de nuevo. Había tenido nostalgia pero no sabía de qué y me perdí en los brazos del sueño del olvido.


2 comentarios:

  1. Buen texto. La vida nos ofrece cosas en cada etapa, también nos las quita. La respuesta para ser feliz es aceptarlo y regocijarse en los recuerdos pero también en el presente. Saludos

    ResponderEliminar