miércoles, 23 de septiembre de 2015

Mendigo


Loco, borracho
desahuciado y triste
dejado a un lado
por aquellos que una vez
fueron tus amos.

Libre te dijeron que eras
mas nunca lo fuiste
explotaron tu lomo
con falsas esperanzas
que nunca mostraron.

Te cubrieron de mil baratijas
tenias todo lo que querías
lo único que te pedían
era tu eterna sumisión.

Un día no fuiste útil
te acercaste a sus pies
pensando triste y hundido
que no te abandonarían
que equivocado estabas
fue su golpe bajo
quien marcó tu destino.

Eres una pieza inservible
eres la figura que la gente mira
y no ve tu locura
que se aparta y murmura
que golpearía y mataría.

Pero yo te envidio mi amigo
pues en tu soledad eres libre
rompiste tus cadenas
elegiste tu camino
eres el mendigo de la botella vacía
y la manta apolillada.

3 comentarios:

  1. Muy triste, pero cierto, a veces se envidia tanta libertad. Saludos Carlos.

    ResponderEliminar
  2. Es la libertad de aquel, que rompió sus ataduras y decidió alejarse de la sociedad.

    ResponderEliminar
  3. Es la indiferencia de los seres los que van dejando al hombre solo. Asi vamos a terminar todos, aunque algunos esten acompañados, se quedan con el silencio de la soledad

    ResponderEliminar