Serpiente de colores
da vueltas en sí misma
intentando cogerse la cola
no encontrando su cabeza.

El dolor fuente de inspiración
gran capitán hundido
que no encontró a su flota
hasta no haberla perdido.

Serpiente de mil cabezas
que llenas de palabras
azules melancólicas
que se escapan y no se plasman
en la roja red atracadora.

Mundo nido de serpientes
serpiente devastadora
que inoculas tu veneno
dejándome escapar
a tu dulce encanto traicionero.

3 comentarios:

  1. Pobres serpientes qué mala fama, y todo por una manzana...

    Buen poema.
    *me gustan las serpientes ;)

    ResponderEliminar
  2. no me gustan las serpientes, pero esta es muy bonita y la poesía también. Un abrazo

    ResponderEliminar